Sabes que tienes una buena amiga, cuando está dispuesta a comerte el coño hasta el orgasmo.